junio 22, 2013

PASANTÍA EN ESTOCOLMO


La noticia de haber obtenido la pasantía en Estocolmo desarticuló la monótona rutina, puesto que pasó de reptar por el claustro de la universidad lidiando con alumnos banales; a preparar las maletas, organizar sus papeles y concertar las condiciones en que su hermana iba a hacerse cargo del cuidado de su departamento en Buenos Aires.
Apenas durmió durante la travesía entre Buenos Aires - Frankfurt – Estocolmo. Quizás por la adrenalina que le producía acercarse al ansiado objetivo, el viaje le resultó interminable. Recién cuando puso los pies en el aeropuerto de Arlanda y mientras recorría en auto los 42 km que la separaban de la capital, pudo relajarse y se permitió disfrutar del panorama.
Tal vez por su ascendencia latina, las singulares tradiciones suecas, la desconcertaron de un modo sugestivo. En el transcurso de la primera semana comprobó que los vendedores o camareros eran acotados en el trato y recién después de un breve saludo esperaban alguna clase de sugerencia. Una actitud que logró cautivarla fue el rechazo de los suecos por los comentarios intolerantes. Esta norma era respetada por toda la ciudadanía, ya sea en la universidad como en los negocios más ordinarios. Sin embargo, una costumbre que la sorprendió fue la que descubrió cuando ingresó por primera vez al hogar de unos amigos que residían en Suecia durante de un ágape al que también asistieron algunos colegas del claustro. Cuando en el hall de entrada Fernando la invitó a sacarse los zapatos, la única figura que se delineaba en su mente era un óvalo  de tamaño humillante. Un óvalo que formaba el agujero que desgarraba su media derecha y que se puso porque estaba al costado del pie y nadie lo iba a notar...
Conoció a Kallär en Vetekatten, una de las cafeterías más tradicionales de la ciudad. Se sonrieron y alentada por el inglés fluido del caballero, aceptó la invitación para compartir un café. Era un hombre espléndido, arquitecto de profesión y casado con una poderosa empresaria de la industria farmacéutica local. Terminaron enredándose en un romance tórrido y cada día más peligroso. Kallär estaba encaprichado con ella y demandaba su atención las 24 horas del día. Una semana antes del suceso, asumió la responsabilidad y le dijo la verdad:
-No quiero tener problemas, Kallär. En cualquier momento tu mujer se va a enterar y esto puede terminar muy mal para los dos.
El hombre se levantó airado y después de lanzarle un inesperado improperio, la dejó sola y haciendo el ridículo frente al resto de los comensales que la miraban perplejos.
Unos días después, y habiendo sepultado el desagradable episodio con Kallär, se acercó hasta el campus de la universidad para presenciar, en la medianoche del 30 de Abril, la fiesta de Walpurgis. El evento consistía en una celebración de origen pre-cristiano donde la gente acostumbra a quemar todo aquello de lo que se quiere desprender. Cuando se acercó a la fogata, puertas viejas, cientos de papeles, árboles podados y envases de cartón crepitaban en la refulgente pira. De pronto, entre el resplandor de las llamas descubrió la figura de Kallär que se dibujó nítida y majestuosa. La miró, le sonrío y luego arrojó a la hoguera una caja de colores que justo se abrió frente a su horrorizada mirada. La cabeza de una mujer rubia rodó entre las llamas y acabó hundiéndose en medio del amasijo de trastos ardientes.
La memoria humana actúa sobre las necesidades presentes, mientras la curva del recuerdo es una pendiente pronunciada cuando los sucesos son menores, se vuelve casi plana cuando se trata de experiencias traumáticas.
De regreso en Buenos Aires, en la cena que sus amigos habían organizado para recibirla y ante la consulta sobre cual había sido la experiencia más curiosa que le había acontecido en Suecia, las palabras brotaron titubeantes: “Supongo que lo más incómodo que me sucedió fue sacarme los zapatos al ingresar a una casa, y descubrir que tenía la media rota”

35 comentarios:

  1. Tan organizadita que parecía y resultó emergente de trasplante cerebral.Amigas como ella luego atribuyen su desequilibrio al shock de cambio de cultura. Y el tal Kallmar también era carne de manicomio. Triste que el ego de personas así les otorgue derechos de vida y muerte sobre los demás.
    Tu expresión es tan intensa en éstos temas que lavaré mi cráneo con jugo de naranja con zanahoria.
    (Interiormente, o sea bebido), que a lo menos me protege la vista en el abuso de vida virtual en la computadora, Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bee, me has dejado temblando. A quien se le ocurre llevar medias en estos viajes... La fogata, parecida a la de San Juan, la fiesta de Walpurgis, era la mejor purga y pretexto para quitarnos de encima lo que nos estorba. Y todo por culpa de la media rota. Hummm! Me parece muy fogoso... y genial el cuento. Tiene tu sello. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso el modo en que la memoria hace su trabajo, el olvido siempre acaba peleándose con la voluntad. Qué fácil sería quemar los rastrojos y quedarnos con lo que nos importa de verdad. Desde hace un tiempo que te leo, me gusta la temática y el estilo, tanto es así que siempre me quedo con ganas de más.

    Besos de arena

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me gustaría que esa pira fuera una herramienta de nuestro cerebro que pudiéramos utilizar a discreción para borrar experiencias tristes o desagradables!!! Es cierto que normalmente tendemos a colocarlas "debajo de la alfombra" pero no siempre es así... Bello paseo Bee, muy buen relato. Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy buen cuento! Suerte tuvo de volver ilesa de ese idilio con psicoKallmar la prota, perfectamente podía haber sido la suya la que fuera a parar a lo hoguera. Seguro que ahora se fía menos de las apariencias y cuida especialmente el buen estado de revista de sus medias.

    Un beso Bee!

    ResponderEliminar
  6. El cerebro es muy sabio y ya se encarga él de bloquear aquellas cosas que nos resultan desagradables. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. CARLOS:
    Qué par de pájaros, no? Jajaja!!! Jugo de naranja, me gusta más!
    Tú purgate, que yo luego te vuelvo a zarandear!
    Besos, Carlitos!!!
    JULIE:
    Gracias, Julie!!! Te confieso que tengo una debilidad por las fogatas. ;-) Qué manera de sepultar el pasado, eh?
    Todo mi cariño para tí, amiga!
    JOSÉ ÁNGEL:
    Muchas gracias, Jose! La memoria... Es tan selectiva. La usamos a nuestro placer o interés. Hasta que los recuerdos se burlan de nosotros y aparecen sin permiso.
    Más besos para tí!
    PEREGRINO:
    Hola, Jose! Tenés razón y como dije antes, muchas veces escondemos los recuerdos bajo la alfombra, pero agarrate cuando vuelven sin consultarnos!!!
    Abrazo enorme!
    ZAVALA:
    Muchas gracias, Zavala! Jajaja!!! De verdad, zafó de volver decapitada!!! Por las dudas, todos deberíamos chequear las medias antes de usarlas! Bien apuntado!
    Besos para tí también, mi amigo!

    ResponderEliminar
  8. MI ALTER EGO:
    Hola, mujer! Te me has colado mientras respondía. Tú los has dicho perfectamente. Muchas veces somos especialistas en "ocultarnos" cosillas...
    Besos miles!!!

    ResponderEliminar
  9. Si mejor olvidar tan macabra imagen, es que los nórdicos son un poquito extremistas en sus acciones o son muy tolerantes y educados o reaccionarios e insultantes, no tienen término medio, por lo menos a los que conozco son así.
    Besos descabezados.

    ResponderEliminar
  10. ¡JA,JA!...le creo a la mujer que lo más incómodo que le pasó en Suecia fue sacarse los zapatos en público y exhibir la media rota...Haber visto quemar la cabeza de la mujer de su amante en una fogata, le pareció natural, para la mente de la mujer lo sagrado es la coquetería, violar eso es catastrófico.
    Cálido abrazo, a pesar del frío que hace!!

    ResponderEliminar
  11. GLORIA:
    Jajaja!!! Es verdad, Gloria! Es que cada cultura tiene sus idas y vueltas. Otros besos descabezados para tí, mujer!
    CEO:
    Tenés razón, Eduardo! Te imaginás lo humillante de la escenita? Lo de la cabeza es un detalle nomás... Jajaja!!! Abrazo grande!

    ResponderEliminar
  12. no podía recodar otro mal momento!!! los más importantes habían sido conjurados en la hoguera.

    EXCELENTE MICRO BEE
    ABRAZOS AMIGA

    ResponderEliminar
  13. Si las palabras aparecieron titubeantes es porque ella recordaba perfectamente los hechos, puede que los hubiera olvidado en un principio, lo que ya es MUY raro, pero luego ardían en su mente como un leño crepitante.
    Qué heroínas extrañas creas, BeeBee.
    I'd better leave!
    Cheers my Dearest!
    HD

    ResponderEliminar
  14. ESCARCHA:
    Así es, Diana!!! Mejor recordar lo sencillito, no?
    Muchas gracias, morocha linda!
    Besos embrujados!
    HUMBERTO:
    Jajaja!!! Después de tantos mails y aclaraciones -you know what I mean- solamente te digo:
    GRACIAS, Negro!!! Lo tuyo es un sacerdocio!
    Big hug for you, my dear friend!

    ResponderEliminar
  15. Una historia que comienza despacito, con descripciones de las costumbres locales, medias con agujeros y la aparición de un tipo que parece prometedor.
    Lo que era interesante se complica y se rompe, pero le sueco le hace un último regalo: una cabeza asada.
    El descenlace se precipita y deja al lector impactado.
    Pero lo mejor es el final, cuando la protagonista vuelve a su realidad, en apariencia sin acusar recibo de nada.
    Muy buen relato Bee, con su clima en paulatino crescendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Este ocultamiento que se opera en nuestro cerebro, salva? empobrece? arruina?
    Ojalá sea para nuestro bien
    Graaaaaaaaaaaan cuento, preciosa Bee!!!

    Abrazos cordobeses

    ResponderEliminar
  17. MIRELLA:
    Muchas gracias, mi amiga! La idea fue esa. Que una historia bastante simplona esconda una arista sombría e inesperada.
    Un beso para tí!
    MUCHA:
    Hola, mujer!!! Muchísimas gracias por leer siempre y por tus cariñosas palabras. Sos un sol, Mucha! Besos miles!
    PATRICIA:
    Ayyyy Patri!!! Qué aguda sos. Ahí apuntaba la historia. Tengo la certeza que SIEMPRE sabemos todo. Y que utilizamos los mecanismos que sean para "hacer la vista gorda" en muchos casos porque "saber" es tan doloroso que apenas se puede respirar. Personalmente abono la práctica de la verdad. La prefiero miles de veces, por más cruel que sea.
    Muchas gracias por alentarme siempre en esta aventura de escribir. Abrazo bien fuerte vuela para la docta, querida amiga!

    ResponderEliminar
  18. Como las casualidades no existen sospecho que la coincidencia con la purificadora noche de San Juan es absolutamente provocada, afirmación que manifiesto sin calcetines.

    ResponderEliminar
  19. Y sí, porque la cabeza era de la jermu, no la de ella! Pero releyendo el cuento uno se da cuenta que Suecia tendrá muchas cosas buenas pero al menos acá todavía el asado lo hacemos con carne de primera y achuras. Shó, me quedo! PD: BTW en Japón tb te tenés que quitar el calzado, y el sushi tal vez lo quieran comer sobre tu estómago. Te voy avisando así tenés toda la ropita bien limpita...:-)

    ResponderEliminar
  20. Bee, el único comentario que te puedo hacer es que este texto es perfecto, lo malo es que te has puesto la vara muy alta, es genial amiga, rotundamente genial, te lo diría en mayúsculas pero dicen que es de mala educación poner mayúsculas...y una mierda! GENIAL EL TEXTO, DESLUMBRANTE!

    ResponderEliminar
  21. despues de un sofisticado preambulo de preparación, nos encontramos una inesperada sorpresa al quitarse el zapato.
    eres especialista en llevarnos de la mano y luego nos dejas caer por el precipicio de lo inesperado
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  22. SERGIO:
    Jajaja!!! Y como haría para desmentirte, bro! Abrazo para tí!
    ATO:
    Sho también me quedo, Pepe!!! ;-) Mejor malo conocido, no? Los suecos son muy tranqui, pero cuando se les suelta la cadena...
    Voy a chequear el estado de mi ropa. Una nunca sabe! Besos fortineros, Tiger!
    SARCO:
    Muchas gracias, querido Sarco! Y yo también me adhiero a tu forma (y con mayúsculas bién enormes)
    "SOS UN AMIGAZO!!! BESOS MILES"
    INNOMBRABLE:
    Hola, Carlos! Te agradezco mucho tu fiel lectura y ojalá te haya gustado. Te estoy visitando en breve, mi amigo! Una gripe feroz me ha tenido secuestrada! ;-) Saludos para tí!

    ResponderEliminar
  23. Blogger RECOMENZAR said...

    Metejoneada con uno misma
    jajajaja!!!!

    concerned excessively or exclusively with oneself : seeking or concentrating on one's own advantage, pleasure, or well-being without regard for others
    Genial BB
    Sos genial!!
    Me voy a dormir
    Besos de otra igual

    ResponderEliminar
  24. JAJAJA!!! Así es, Mucha!!!
    Metejoneada conmigo misma!
    Y me sale la mujer-hija única- egocéntrica:
    "I love you, but I love myself more" ;-)
    Nice day, my dear!

    ResponderEliminar
  25. AMIGA BEE... SOLO QUIERO ACLARARTE ALGO... TODO LO QUE ESCRIBES ME GUSTA Y TE LO DIGO EN MAYUSCULAS JAJAJAJA
    ASI QUE ME GUSTÓ
    ACLARADO EL PUNTO. PUEDO RESPIRAR TRANQUILO E IRME A ESCRIBIR UN RATO
    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
  26. ¡¡Guauuuuu!!
    Bee.menuda historia terrorífica,hay gente para todo..por un momento me has recordado a Toro en su papel de Psicópata,ja,ja.
    Besotes reina!!

    ResponderEliminar
  27. Cuando aterricé en Arlanda me pareció un mundo de cuento.
    Y en Estocolmo aún más.
    Si, me gustan las nórdicas.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. mi querida gracias por tus matavillosos comentarios
    Y si estoy de acuerdo con vos en todo..Aunque he cambiado para amoldarme a mi jueva vida
    Te tengo presente para mi nuevo texto
    Me gusta tu libertad de vida

    ResponderEliminar
  29. INNOMBRABLE:
    Jajaja!!! Me ha quedado claro, Carlos!!! Pues vale! Ve a escribir que luego te leo!
    Abrazo fuerte!
    MORGANA:
    Jejeje!!! Es que es "el efecto Xavi" Creo que su influencia está siendo evidente... ;-)
    Besos y lindas vacaciones, querida Mor!
    TORO:
    Ahhhhhhhhhhh!!! Por fin has dado alguna pista. De modo que las nórdicas... Sorpresas me da la vida. ;-) Besos salvajes, Xavi!
    MUCHA:
    Gracias a vos, mujer! Con tus escritos es imposible no reflexionar y seguir buscando la PURA VIDA.
    Un abrazo bien porteño!

    ResponderEliminar
  30. Por eso, antes de que el agujero sea visible, mejor es proceder al cambio. Al cambio de romance tórrido, claro.

    Saludos, Borjas.

    ResponderEliminar
  31. Jajaja!!! Touché, Rob!!!
    Y Salud!!! ;-)

    ResponderEliminar
  32. Hola, Bee Borjas. Juraría que ayer te dejé un mensaje en este relato o en el que publicaste en el blog de Sergio Durá. No sé si el motivo es que no aparecen hasta que los has revisado, en cualquier caso lo repito.
    Es la primera vez que entro en tu blog, vengo del de Humberto Dib, del que soy seguidora y amiga. He leído tus dos últimos relatos y me han gustado. Así que con tu permiso, me iré pasando por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, MARTA!!! Bienvenida y siéntete como en tu casa. Un placer conocerte! Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  34. Los pequeños detalles trágicos son siempre la antesala de algo... En este caso desgarrador... Ahí reside toda la fuerza dramática.... En un agujero en la media y los pies descalzos. Por otra parte la bella Estocolmo es, cada vez más, un lugar apropiado para el crimen...tanta serenidad no puede ser buena.... Besotes, querida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...