agosto 16, 2013

DESATINO


El muelle estaba vacío. Era lógico, el invierno arreciaba sobre la ciudad y había que tener espíritu de héroe para acercarse a la escollera y enfrentar el frío y la lluvia. Enfundado en una gabardina y cubierta la incipiente calvicie con el gorro de lana, que me había tejido Amanda, me fui acercando hasta la orilla y quedé con la punta de las botas en el borde del espigón. Mi peculiar sentido de la felicidad afloró en medio de aquel aislamiento y no pude evitar sonreír y experimentar una formidable complacencia: olfatear la fragancia del mar y apreciar la gélida temperatura que se filtraba impiadosa a través de la suela y alcanzaba los dedos de los pies. Sobrecogido por los sonidos de la naturaleza y el silencio de las masas inferí, sin dudar, que el paraíso en la tierra existe. 
“¡No lo haga!” 
Fue una orden implorante. El grito me sobresaltó, trastabillé y estuve a punto de caer al agua. “¡Noooo!” 
Aún sacudido por la sorpresa de la primera súplica reaccioné alarmado ante el alarido que incluía a la segunda. El hombre respiraba jadeante y no pude dejar de examinar su lengua que colgaba desaforada mientras un hilo de saliva se colaba por la boca. Parecía inofensivo y tenía cierta dificultad para hablar. 
“Las personas te…te…tenemos problemas. Pero no vale la pe…pena perder la vida. Mañana to…to…todo esto le parecerá un sueño”. 
Aquella enumeración de frases trilladas logró sobrecogerme. No alcanzaba a comprender a quién podría ayudar ese cúmulo de vulgaridades expresadas de esa forma. ¿Quizás la desesperación del salvador obraría un milagro en la mente del suicida? ¿Era una retorcida forma de lograr empatía? Lo cierto es que el estado emocional del desconocido iba empeorando y -entre nosotros- la situación ya me estaba fastidiando. No fue fácil recurrir a la paciencia, capacidad de la cual no gozo, acercarme hasta aquella criatura temblorosa y explicarle que mi intención era disfrutar de un rato de placentera soledad. 
“¡No me mi… mienta!” ,exclamó empecinado. 
En ese momento comencé a sentir una irritación que pronto se convertiría en algo más peligroso. Intenté convencerlo un par de veces más. No hubo caso. 
Finalmente me fui y lo dejé hablando solo.

39 comentarios:

  1. Es difícil encontrar la.soledad buscada, en ocasiones todo un lujo.

    Mejor dejarlo hablando, se iba a hacer demasiado largo.

    (Qué curioso resulta leer estos relatos de invierno con chancas y camiseta)

    ResponderEliminar
  2. ¡Bueh,nunca falta un desubicado...!!! Seguís jugando muy bien con las letras yo diría que las dibujas... Abrazo

    ResponderEliminar
  3. SERGIO:
    Y sí, se hace bien difícil encontrar esos espacios de sana individualidad.
    Ya, quiero una foto tuya en chanclas y camiseta, bro! Jejeje!!!
    PEREGRINO:
    Osvaldo, es el mejor halago que me podés decir. Eso es lo que intento siempre: JUGAR y AVANZAR.
    Abrazo enorme!
    P/D: Te paso material para el programa mañana, vale?
    LEONARDO:
    Muchas gracias, Leonardo y bienvenido!

    ResponderEliminar
  4. Que pesados son los bienintencionados eh?

    No le dejan a uno en paz...

    Besos loca linda.

    ResponderEliminar
  5. "Las apariencias casi siempre engañan" y no se puede "juzgar a la ligera" de ahí los lugares comunes... jajajaja, me ha encantado Bee, hermosa soledad para necias palabras, qué pena romper de esa forma tanta belleza... Pero así es, a mucha gente hay que dejar de lado, gesticulando sus propios monólogos que nada tienen que ver con la realidad. Precioso.

    ResponderEliminar
  6. Paciencia con esta persona, seguro que llegará el día en que efectivamente se convierta en héroe e impida el suicidio de una persona que le quedará eternamente agradecida. Es una cuestión de probabilidad. Un beso Bee!!

    ResponderEliminar
  7. 1. Ya lo hablamos una vez: "El poder discrecional del oyente", a lo que podrías agregar 'del lector' o 'del actor', esto es, no solo que la última interpretación la tiene el otro al escuchar, sino también al leer o al actuar. Las creencias o interpretaciones, a veces, son tan firmes que ni la realidad más concreta las cambia. Es ley.

    2. No hay nada como la soledad, qué tanta compañía.

    3. ¿Enumeración de frases trilladas, vulgaridades...? ¿No estarás hablando de...? Porque creo que conozco ese blog, digo, esa persona.

    A big kiss, my BeeBee.
    HD

    ResponderEliminar
  8. Claro retrato de nuestros esfuerzos futiles para sufrir a los pendejos.
    Rodeados de tanta estafa callejera, cuando vivía en México D.F. , se acercaba uno que me decía: OIGAME.
    Presto le respondía yo: NO.
    Y me decía : Pero ni sabe lo que le quiero decir.
    Yo cortaba con un rápido: NI QUIERO SABERLO.

    ResponderEliminar
  9. TORO:
    Uffff!!! No tienen paz. Xavi!!! :)
    Besos salvajes, Toro Loco!
    JULIE:
    Muchas gracias, Julie! Y sí, mejor perderlos que encontrarlos. ;-)
    Todo mi cariño para tí!
    ZAVALA:
    ES verdad, Zavala. Quizás algún día se convierta en un verdadero héroe... Abrazo grande!
    HUMBERTO:
    Adhiero a cada uno de tus puntos, Negro!!! Nunca mejor fundamentados! ;-)
    Big kiss for you, my dear friend!
    CARLOS:
    Jajaja!!! Carlitos, sos tremendo. Y permiteme una apostilla: Yo hago lo mismo. :-)
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Repit por aquí.

    Joder! Que se quieran salvar a costas de uno!!

    Muy bueno

    Beso

    ResponderEliminar
  11. Gracias por aquí también, MAGUITAH!!!
    Es posible que no lo dejen a uno en paz????? ;-)
    Besazo, Gaby!!!

    ResponderEliminar
  12. Me resultó cómico ese choque entre el éxtasis y la vulgaridad, cómico porque imaginé la cara del sensible atravesar del goce espiritual a los sótanos de la bronca y el desagrado...¡JAJA!¡Se habrá ido puteando!!...Voy a ser repetitivo, pero ésto que escribiste me parece insuperable, quizás hasta el próximo post...

    ¡Genia BEE, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Bee,
    Yo sigo con lo mío, lo siento. No me importa el qué, sino, el cómo.
    En el saber contar las cosas de forma narrativa. En las imagenes que se proyectan en el texto, en las propias del escenario y en las más importantes; en las de los protagonistas del relato. Solo son seres humanos, así se ven, uno con su sentido de la felicidad y otro, con su DESATINO. Ahí está todo, no hay más.

    Tambien digo: Muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Tus escritos me dejan pensando Ya que como el final me lo tengo que imaginar me lo sigo imaginando
    La brisa te manda besos desde miami

    ResponderEliminar
  15. Una vez conocí a una persona dispuesta a suicidarse firmemente. Tuvo la genial idea de tirarse al mar, pero (pequeño detalle) sabía nadar. Cuando llegó a la playa a la cinco de la mañana de un mes de noviembre del hemisferio norte, encontró un loco haciendo yoga. Pensó el suicida: "A ver si este gilipollas me estropea el suicidio intentando salvarme"Pero la meditación trascendental no permite ver ni oír, ya se sabe,
    Por más que lo intentó, no pudo ahogarse, nadaba como un pez. Agotado y viendo lo inútil de sus intenciones, pensó que en un momento u otro le fallarían las fuerzas y se ahogaría. He aquí que un pescador bienintencionado lo salvó. Ante lo cual el suicida le espetó: ¿Es que ya no puede uno ni suicidarse tranquilo? Besos

    ResponderEliminar
  16. La vida está llena de engaños. Este es de los suaves, de los que incluso mueve la comisura de nuestros labios. A veces nos engañan todos los seres que rodean la vida y entonces, tu relato, se convierte en algo verídico.

    Me gusta como juegas con esos conceptos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. La manía de la gente de intervenir donde no lo llaman.
    Un hombre, que además tiene su propio sentido de la felicidad, ve arruinado su momento a solas por un fulano que pretende salvarlo. Cuántos malentendidos nos golpean diariamente y cuánta gente entrometida.
    Bee, muy bien desarrollado y adhiero a lo que escribió Marta: ya no podemos ni suicidarnos tranquilos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Pobre hombre, se llamaba Anselmo, era tartamudo y se hablaba a sí mismo. A las 21:13 de la noche encontraron su cadáver flotando boca abajo.

    Besos Bee.

    ResponderEliminar
  19. Si es que hay gente muy pesada... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  20. CEO:
    Muchas gracias, Eduardo! Me encanta poder actuar como el vehículo para que imagines este mini sainete.
    Besos, Maestro!
    ANTONIO:
    Te agradezco tus palabras tan elogiosas, Antonio. Es un gusto saber que las historias que se imaginan pueden llegar al lector.
    Un beso para tí!
    RECOMENZAR:
    Mucha, diste en el blanco. Humildemente, trato de entusiasmar con mis letras pero si además estas provocan una simple reflexión: cartón lleno!
    Besos vuelan hacia Miami!
    MARTA:
    Increíble la anécdota! Te das cuenta, Marta? Hoy en día, hasta matarse es toda una molestia!!!
    Un beso para tí!
    NEL:
    Muchas gracias, Nel! Ese movimiento en la comisura de los labios es el mejor regalo para mi historia.
    Saludos desde la otra orilla!
    MIRELLA:
    Muchas gracias, Mirella! Yo también insisit: ni matarse en paz!!!
    Besos.
    SARCO:
    Hola, amigoooo!!! Me encantó la vuelta de tuerca que le diste al relato! Pobre Anselmo...
    Besos cruzan la Cordillera!
    P/D: No habilitaste los comments en tu último post... En qué andas?
    MI ÁLTER EGO:
    Muuuuuyyyyy pesada, mi amiga!!! ;)
    Un beso enorme para tí!

    ResponderEliminar
  21. jajajajaja pobre el mudo! con el grito casi termina tirándolo al agua!
    genial texto!!!!

    ABRAZOS BEE

    ResponderEliminar
  22. Zafó el Tarta porque yo lo empujaba y también el flaco, porque de haber sido el Tarta de acá, primero lo choreaba y luego lo empujaba. En fin, a lo que voy es que la soledad encierra algunos peligros, para aquellos que la disfrutan y para aquellos que intentan interrumpirla. Beso y a ver si hoy nos dan una manito con ABoys...

    ResponderEliminar
  23. ESCARCHA:
    Parece que le dio flor de susto!
    Jajaja!!! Gracias y besos embrujados, morocha linda!
    ATO:
    Pepe, me estás asustando con la muchachada del barrio... ;-)
    Ví el partido. Me lo van a matar al Tigre de un disgusto!!! 1-1 Diosssss!!! Horrible!
    Besos miles, Tiger!

    ResponderEliminar
  24. Fuiste muy benévola... Otro le habría empujado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Bueno, al menos sólo sumaron 1. No sé, después de verlos contra Racing, creo que tal vez nos salvemos solos.
    Besos de parte mía, del Tarta, del Hormiga y del Tuerto, que tiene una empomada especial para mordidas :-)

    ResponderEliminar
  26. una vez conocí a alguien que quiso suicidarse y amarró la cuerda de un tubo de agua... al colgarse desprendió el tubo. le costó más caro que morir, pues tuvo que arreglar toda la instalación sanitaria.
    como siempre, tus letras desbordan esa maestría literaria que posees.
    abrazos.
    carlos

    ResponderEliminar
  27. AMANDO:
    Jajaja!!! Es verdad. Entre nosotros, yo lo hubiese empujado!
    Abrazo para tí también!
    ATO:
    Ni lo dudes, Pepe! Ayer después del Fortín, dije: "Lanús le gana a Estudiantes" Y?????? No hablao más. Como oráculo me muero de hambre... ;-)
    Ayyyyyyy!!!Todos los muchachos me mandan saludos??? Fiesta! Fiesta!
    Besos, lindo Pepe!
    INNOMBRABLE:
    No te puedo creer, Carlos! Un desastre! Muchas gracias por tus palabras!
    Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  28. ¿Po-po-por q-q-qué son tan c-c-crueles c-c-conmigo?

    S-s-saludos, B-b-bee.

    ResponderEliminar
  29. Ups! Eras vos, ROB????
    Peeepeeperdón!!! ;-)
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  30. Pensé que el asunto terminaba en un homicidio, así que no puedo más que alegrarme. Hay gente que irrita pero tiene buena intención. Y eso es lo más irritante de todo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Jajaja!!! Coincido con usted, don YONI!!! Son IRRITANTES!!!
    Otro saludo para usted, mi amigo!

    ResponderEliminar
  32. La penetración psicológica que estás logrando de tus personajes y la definición de la atmósfera es impecable, Bee!!!

    Se te quiere y admira mucho por Córdoba, amiga de Buenos Aires

    Abrazos invernales

    ResponderEliminar
  33. Muchísimas gracias, PATRICIA!!!
    Vos tenés que ver mucho con este presente. Por FB te mandé un mensaje.
    Abrazo enorme, Córdoba querida!

    ResponderEliminar
  34. Sabado son casi 7:30 am
    el sol esta naciendo mientras a traves de las ventanas las nubes estan partiendo.
    Tranquila y sin miedos tomo el te mientras te sigo leyendo

    ResponderEliminar
  35. Por un momento he sentido el frío ¡qué bueno!.
    A la mayoría de las personas les parece inpensable que uno busque la soledad y el silencio, que le guste disfrutar de ambos. Siempre parece que aquellos que lo hacemos somos gente rara o con problemas, todo lo contrario aquellos que no la tememos es porque no nos da miedo escuchar nuestro interior, es más, agradecemos que lo haga.
    Yo hubiese reaccionado casi igual porque me cabrea mucho la gente que prejuzga.
    Besos solitarios.

    ResponderEliminar
  36. MUCHA:
    Me imaginé la escena y me encantó! Ves? No hay nada mejor, que lograr que los amigos mientras disfrutan de un momento de armonía, también la lean a una.
    Besos miles, linda mujer!
    GLORIA:
    Hola, Gloria! Me sucede a mi también. Esos momentos con uno mismo son estupendos. Es que me llevo bastante bien conmigo. ;-)
    Creo que el destino del pseudosalvador está sellado: Mandarlo al agua!!!
    Besos desde la invernal Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  37. Me gusta leer escenas e imaginar como terminarían o cambiar los finales. Por eso muchas veces que me quedo en los apartamentos en buenos aires disfruto de ver películas e imaginar otros finales para las mismas. Ojala que pueda conseguir una buena próximamente

    ResponderEliminar
  38. Es fenomenal tu ejercicio, CAMILA! Personalmente me inclino por los finales abiertos porque me gusta la interacción con el lector.
    Y como fanática de la pelis, yo también espero encontrar una buena para el próximo fin de semana.
    Gracias por leer!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...