septiembre 02, 2013

EL VIAJE


Temblores y languideces. Y terror. Un terror que le calaba las tripas. 
¡Mierda! 
Esta no era la idea, mucho menos la intención. Intentaba sacudir el miedo, darle un buen envión al deseo y acercarse a ella. Había esperado esa oportunidad durante meses y aquella reunión era el lugar indicado. 
“Cuando la osadía no germina naturalmente, este impulsor mágico puede convertirte en un guerrero de inesperadas batallas”, me aseguró -ilustrado- el boticario del barrio. 
Se acercó, cree que meneando la figura. No estaba seguro, pues la percepción de la realidad estaba tan distorsionada que no acertaba a descifrar la escena con objetividad. Necesitaba recuperar su identidad. Paradójica pretensión, ya que su personalidad lo había arrastrado a esa lastimosa circunstancia. Crueldad y vestigios de una vida pusilánime. 
Y pensar que casi me desmayo cuando dejé caer la dosis dentro del ojo. Fue la opción elegida, la mera idea de aplicarlo en la vena del brazo, me quitaba la poca iniciativa que tenía. 
Entonces ocurrió que ella se sentó a su lado y le dedicó una sonrisa sensual. Dio una pitada a un cigarro y esperó alguna reacción. A él se le erizaron los vellos del pecho y el corazón le comenzó a latir a un ritmo enloquecido.
“No puede ser. El pantalón de lino no lo va a resistir. Todavía no. Ahora, no”. 
La orina se extendió rápidamente por la tela y dibujó una mancha delatora que lo dejó expuesto ante la mirada burlona de la mujer. 
Indignado regresé a la farmacia y lo asombroso fue que el boticario no mostró una mínima señal de misericordia. Después de reír un rato largo, me miró socarrón y aseguró con una ruindad insultante: 
“¡Basta de tanto lamento! Al fin y al cabo no fue más que un mal viaje”.

32 comentarios:

  1. Desconozco la edad del fulano, quiero imaginar que tenía 97 y acudió sin pañales, pero me late que andaba por los 36 años y se le fue piernas abajo toda su hombría, ese gesto inmisericorde que viaja desde las alturas cada vez que no podemos enfrentar la belleza, o la fealdad, de una mujer, o por decirlo de otro modo, parirle sus demonios en una gota de orina que se desliza burlona hacia el precipicio de la hombría...Bee Santo Cielo...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué boticario tan chambón! ¿Por qué no le aconsejó a su cliente un viejo método infalible, ofrecer a la dama coca cola con una aspirina disuelta?

    Saludos, Bee.

    ResponderEliminar
  3. Triste manera de comprobar que la magia no existe... Lograste hacerme disparar un sinfín de elucubraciones que no me atrevo a escribir... Valiente lo tuyo Bee y muy bien construido. Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esta vez, tuve que leerlo tres veces y me queda la duda de acertar, no obstante voy a apostar a riesgo de parecer ridículo: el viaje, el boticario y la opción del ojo o el brazo y la personalidad pusilánime...se trata de un drogadicto...¡Viste, viste, hice el ridículo!...¡Soy un opa!!!

    Abrazo, BEE, sorry!!

    ResponderEliminar
  5. SARCO:
    Te late muy bien, Sarco! En este caso la hombría se le mancilló porque un elemento alucinante le jugó una mala pasada.
    Besos miles, amigo querido.
    ROB K:
    Jajaja!!! Te acordás de la Coca con aspirina????? Muy bueno!
    Saludos, Rob.
    PEREGRINO:
    Muchas gracias, Osval. Y lo genial de escribir es eso: las elucubraciones del lector. Me siento halagada. Abrazo enorme!
    CEO:
    Nooooo!!! No sos un opa, Eduardo! A veces me gusta insinuar para que las personas jueguen también con la historia. Tiendo a creer que el pobre hombre no tuvo una feliz idea para estimular su timidez. Por lo menos a él parece que no le resultó.
    Abrazo para vos también, maestro!

    ResponderEliminar
  6. Un mal viaje lo tiene cualquiera, ja. Y más, si no te sientes seguro de que te guste viajar. Ahora, una mujer que le dispara, a la mínima, el muelle, es, tiene que ser muy, muy sugerente. Más le valía al tipo haberse tomado un poco de bromuro para que la sangre le fuera a la cabeza. No dudo de que puedan existir este tipo de hombres, con esa timidez frecuente de la primera infancia. Es una putada eso, si.

    Muy bueno Bee, como siempre, dejándonos ver lo que pasa y como pasa. Las taras y los problemas de un tipo y, con mucho sentido del humor.

    Abrazo fuerte amiga

    ResponderEliminar
  7. La orina lo devolvió a la realidad.
    Triste final para un sueño muerto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hay sueños que ya acabaron mucho antes de comenzar, porque falta ese tesón, esa energía devastadora que arrastra nuestras circunstancias hasta los límites de la pasión.
    Y es que la timidez es una derrota en sí misma. Lo conozco bien.

    ResponderEliminar
  9. Pobre hombre... Yo creo que el boticario sabía desde el principio lo que iba a pasar... Qué mala persona. Jajaja. Besote!!!

    ResponderEliminar
  10. Me lo voy a pensar mucho antes de aplicar mi dosis diaria de colirio.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Full circle si considerás las primeras oraciones. No sé si lo tuyo es un PNT de Plenitud, apología del SOLO COMPRE MARCAS RECONOCIDAS o que básicamente juntar valor para encarar una mina linda conlleva a la drogadicción - pero conste que al boticario lo encaro a lo Kill Bill II. Beso!

    ResponderEliminar
  12. El azar de internet me trae es esta, tu casa y por aquí me quedo me gusta lo que leo y veo.
    Invitada quedas al mío y quédate si ves algo que te sea de interés-.
    Abrazos para ese talento que veo.
    http://montesinadas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Para vencer la timidez, o cualquier otro problema de carácter, nada mejor que el camino difícil: nada de soluciones químicas o mágicas. pero a veces es una tarea muy ardua convercerse de que es así...

    "Disfrutable y meditable" cuento. Se puede pedir algo más?

    Se puede hacer algo más: agradecer a la escritora.

    Gracias por compartirlo, querida Bee!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Esos son los problemas de creerle demasiado a los boticarios. Bueno, de creer.

    Hace muchos años, un amigo (je) tenía que encontrarse con la más bellas de las mujeres, que, por otra parte, lo excitaba enormemente. No se trataba de un impotente, sólo quería asegurarse de que no fallaría esa primera noche. No existía el sildenafil, pero había unas pastillitas que vendía otro amigo y que... bueno, supuestamente te ponían en estado de máxima erección, digamos. Cinco horas antes se tomo una, luego otra y, finalmente, antes de verla, una tercera.
    Sin tantas vueltas, tuvieron que llevarlo de urgencia al hospital porque el amigo le había dado un medicamento de la abuela para incrementar la tensión arterial.

    Nunca termino de saber si la Naturaleza copia al arte o qué, a esta altura ya no debería preocuparme.

    Great work my BeeBee.
    And now what?
    Thousands of kisses.
    HD

    ResponderEliminar
  15. Hola, Bee. No sabía lo de la cocacola y la aspirina. En mi juventud los chicos siempre nos obsequiaban con peppermint, algún boticario, desalmado como el tuyo, les había convencido de que la menta era afrodisíaca. Sin embargo, me temo que la educación monjil y puritana que recibimos en los oscuros años 60 del franquismo era más fuerte que el peppermint. ¡Pobres chicos! Se dejaban sus ahorros en tardes de domingo fatídicas. Ignoro si el final era como el de tu personaje, las chicas "decentes" nunca miraban hacia la bragueta, era pecado.
    Cuando dejamos de ser decentes, no solo mirábamos, mirábamos y nos deleitábamos.
    Tengo una duda: ¿por qué siempre es el hombre el que debe acarrear con la frustración de un "gatillazo"? Supongo que la palabra se explica po sí misma.
    Gracias por este entretenido cuento y sus diferentes moralejas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Una lección que el tipo no va a olvidar nunca. Si se es tímido hay que trabajar con las armas que hay, los productos farmacéuticos son engañosos, porque no se sabe qué efecto harán; y segundo porque se recurre a algo ficticio que no es propio de la personalidad y no se puede sostener en el tiempo.
    Y que el chambón encima se lo aplicara en el ojo...
    Muy buen relato, Bee, como siempre.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. muchas gracias por este cuento tan agil y entretenido. Tu pluma es tan sarcastica como el villano farmaceutico jajajajaja
    un abrazo Bee. Genial.
    Carlos

    ResponderEliminar
  18. Cruel, Bee, un relato lleno de crueldad. :))

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. ANTONIO:
    Muchas gracias, Antonio. Creo que la timidez es una característica que afecta a muchas personas y a veces -y con el afán de lograr alcanzar algo que se desea mucho- se opta por soluciones que no siempre dan con el resultado deseado. Abrazo para tí!
    TORO:
    Y sí, Xavi. Este tío estaba acabado antes de comenzar a jugar.
    Beso salvaje, Toro Loco!
    OTTO:
    Muy buena observación, Jose. Cada uno de nosotros lucha con sus propios demonios: algunos por lanzados y otros por tímidos. Lo cierto es que la fórmula mágica NO EXISTE. Pues habrá que poner lo mejor que tenemso para afrontar los deseos, no? :-)
    Besos porteños!
    MI ÁLTER EGO:
    Ese boticario era un tremendo truhán. A veces nos cruzamos con verdaderas lacras.
    Besos para tí, amiga!
    SERGIO:
    Jajaja!!! A buen entendedor , pocas palabras, dear bro!
    Abrazo fuerte! ;-)
    ATO:
    Jejeje!!! Quedé maltrecha con el partido de Vélez y me desquité con el pobre muchacho tímido. Yo creo que con unos tragos de vodka hubiese bastado. El boticario es un zarpado. Fue como darle leche de cabra a Marilyn Manson!
    MONTESINADAS:
    Muchas gracias por tus generosas palabras. En cuanto pueda, con todo gusto me acercaré a tu blog.
    Un saludo cordial!
    PATRICIA:
    Muchas gracias, Patri!!! Y sí, yo soy de las que piensa que hay que pelear contra las propias carencias sin necesidad de elementos "extras". El tema es que muchas personas no opinan lo mismo y me parece bien. Libertad de elección. Pero puede fallar, eh!
    Besos miles para vos, amiga querida!
    HUMBERTO:
    Jajaja!!! Las cosas que se hacen por una dama!!! Y ojo también con la pastillita azul, que de tan milagrosa ha reventado a más de uno de un bobazo, vale? ;-)
    Creo que el Arte es casi un niño de pecho si debiera enfrentarse a la Naturaleza.
    Big hug and keep on trying, milord!
    MARTA:
    Jajaja!!! Me fascina ver las diferentes historias que ustedes me cuentan y que no hacen más que enriquecer el pequeño texto. Hoy más que nunca creo que tanto damas como caballeros nos vemos expuestos a quedar con la dignidad maltrecha frente a una situación poco decorosa. ;-)
    Gracias a tí por leer y te envío otro abrazo!
    MIRELLA:
    Estoy de acuerdo con vos, Mirella. Personalmente no tengo otra manera de enfrentar las cosas más que con mis armas naturales.
    Pero no todos somos iguales. Supongo que para muchos debe valer la pena. Pero eso ya es otra historia y queda dentro de la libertad del individuo de optar por lo que crea necesario.
    Muchas gracias por tu generosidad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Uyyy!!! Se me han colado mientras respondía!!!

    INNOMBRABLE:
    Muchas gracias a tí, Carlos. Y sí ese boticario era un tremendo patán. Hacero debutar sin advertirle las contraindicaciones... ;-)
    Un beso!
    PEDRO:
    Jajaja!!! Me has hecho reir, Pedro! Es como si te viera la cara, riendo y mascullando.
    Un abrazo enomre, mi amigo! :-)

    ResponderEliminar
  21. Hola Bee, excelente cuento, como siempre, al principio me dejó pensando, luego me di cuenta de los efectos secundarios y más tarde odié como siempre a los farmacéuticos que se las saben todas... Lo leí ayer, te dejé un comentario que el sistema me borro y siempre la primera impresión es la mejor, te lo decía de diferente manera, hoy lo he vuelto a leer y me ha gustado más... Experimenté lo de la coca cola hace tiempo y bueno, mereció la pena. Besiños.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Julie!!! Muchas gracias por tus palabras. Y lo de la Coca Cola ha sido una leyenda urbana -por lo menos en Argentina- Conocidos míos lo han intentado y solamente lograron llenar su panza de burbujas. Jajaja!!!
    Todo mi cariño, amiga querida!

    ResponderEliminar
  23. Los boticarios han hecho tanto daño a la humanidad como el propio amor.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  24. Muy buena reflexión, AMANDO!
    Otro abrazo para tí, mi amigo!

    ResponderEliminar
  25. El boticario
    Que palabra hermosa-Me lleva al pueblo de Dolores cuando el famaceutico se llamaba boticario...
    Tragiste a mi mente nombres. La importancia del boticario.Aqui apenas se puede hablar con el y lo unico que hqce es pasar pastillas de un frasco a otro.Tu boticario es fenomenal intrigante figura de tu bello texto

    ResponderEliminar
  26. Hola MUCHA!!!
    A mí me fascinan ciertos términos que no están siendo utilizados ahora. "Boticario" es uno de ellos. Y sí, antes tenían la autoridad casi de un doctor.
    En esta historia su rol es bastante perverso. Pero ya sabés, solamente es una historia. ;-)
    Diluvia en Buenos Aires y me gusta.
    Besos porteños, Mireya!

    ResponderEliminar
  27. ¿Y habrá realmente un fármaco, ungüento, elixir (llámese como se prefiera), capaz de hacernos fuertes ante las emociones que uno siente, eso que algunos llaman inteligencia emocional...?

    Déjame decirte que lo dudo, mi querida Bee, manejarse en los sentimientos de cada uno hasta conseguir exteriorizarlos como buenamente se puede, es ardua tarea que llevamos adelante cada día....

    Es un placer volverte a comentar (leerte ya sabes que lo he seguido haciendo a hurtadillas),je,je,je...vendré cada vez que pueda...aún sigo enfrascada en mis proyectos...

    ¡Eres un amor! ...y por Dios que se me guarde el comentario de una vez!!!!!!

    Os quiero mucho, mi princesita!!!

    ResponderEliminar
  28. El farmacéutico se desmarca de su maldad muy farmacéuticamente.
    Se está ganando que alguien olvide por ahí una parejita de mambas enfurecidas. A ver si cuando lo muerdan alcanza a decir: que mal viaje.

    ResponderEliminar
  29. MIMOSA:
    Qué alegría tenerte de vuelta, Mimi!!! Y sí, yo también opino que es difícil romper la timidez, pero como soy cabezota, todo lo intento derribar a puro empeño. Los estímulos artificiales no son de mi preferencia. ;-)
    Besos miles, muñeca linda!
    CARLOS:
    Jajaja!!! Ojalá le suceda, Carlitos! Porque el muy cretino debería haberle advertido de los "efectos colaterales"
    Un abrazo enorme, mi amigo!

    ResponderEliminar
  30. Cruel consecuencia de los temores paralizantes y de la falta de confianza en los alardes comunicativos del protagonista...Los parches, son sólo parches y tarde o temprano hay que enmendar los agujeros que quedan tras la capa de alquitrán... El progreso ha creado grandes milagros y también grandes complejos... la palabra, la mirada, la caricia... siempre funcionaron antes para vencer la timidez... ¿no? genial como siempre amiga Bee. Besotes sinceros.

    ResponderEliminar
  31. Por què sufriremos finales tan indignos???

    Beso enorme!!

    ResponderEliminar
  32. MELVIN:
    Gracias a tí, Mel! Gracias por leer y por dejar tu visión sobre la historia. Me adhiero a tus palabras: Si bien cada cual tiene derecho a vivir como le plazca, creo que volver a lo más básico: miradas, gestos, suspiros siempre van a tener un plus enorme en nuestro desarrollo emocional.
    Besos miles, guapo!
    MAGAH:
    Muy bueno, Gaby! De eso se trata. Por intentar parecer "valientes" "ufanos" o "agradables" terminamos en una situación poco digna. Diría yo, patética.
    Besazos, mujer linda!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...