octubre 07, 2014

LA CRUZ DEL SUR


                                                                                                         Para Papá


Sus ojos no dejaban de mirar al cielo, quizás por eso no los vio venir. El primer disparo le rozó la mejilla derecha. Un segundo impacto ingresó justo por debajo de la tetilla izquierda. Sintió como el plomo, en su derrotero asesino, le astillaba el hueso. Pronto se le empapó la camisa de sangre. Volvió a mirar la bóveda celeste y sin dudar comenzó a correr a través de las calles desiertas. 

La primera salida que compartieron fue la experiencia más excitante de sus cortas vidas. Apenas cumplidos los 10 años ya profesaban una llamativa adoración por la Astronomía. Martín fue el que convenció a Verónica para que lo acompañara al observatorio. A partir de ese momento, los dos amigos no pudieron dejar de contemplar los misterios del universo. Durante los veranos, se escapaban después de cenar y tendidos en la terraza de la abuela de Vero, observaban con deleite los millones de habitantes de aquel mundo tan bello como desconocido. Cuando terminaron la escuela secundaria, comenzaron a estudiar Astronomía. Su pasión por los astros fue creciendo a medida que los conocimientos fueron avanzando. En el transcurso de una de las clases, descubrieron su constelación favorita: La Cruz del Sur. No podían creer lo que sus ojos observaban a simple vista. Era la medianoche de un 12 de Abril y el grupo de estrellas se hallaba en lo más alto del horizonte. Desde tiempos remotos, la ubicación de la Cruz en el firmamento astral fascinaba a los marinos, ya que oficiaba de providencial ayuda marcándoles el rumbo. Como bien afirmaba la leyenda mocoví, Alfa y Beta Centauri parecían dos perros amenazadores que perseguían a la Crux, que en su forma de ñandú, corría una eterna carrera por el cielo. Desde ese momento, aquella fue "su" constelación. 
Nunca habían cruzado la barrera de la amistad. De hecho, Verónica se puso de novia con un profesor de física y Martín salía desde hacía unos años con la hermana menor de un amigo. Sin embargo, el amor por el universo los unía cada día más. Ambos sentían que el resto de las personas, no alcanzaban a comprender lo que ellos experimentaban. Durante el segundo trimestre lectivo, Martín faltó unas cuantas veces a clase. Verónica intentó contactarlo, pero todo fue en vano. Regresó una semana después y en el bar de la facultad decidió contarle la verdad. Su novia estaba embarazada y se negaba a seguir viviendo en Buenos Aires. Se iban a casar y su suegro le conseguiría trabajo en la provincia de Córdoba. 
-¿Vas a dejar de estudiar? –susurró Verónica desconcertada. 
Martín no respondió. Se acercó a su amiga y le rozó los labios con un beso tibio y fugaz. No volvieron a verse. Verónica culminó la carrera universitaria y se convirtió en una destacada astrónoma. Se casó con su antiguo profesor y fue madre de dos niños. Sin embargo un secreto le consumía el alma: no había una sola noche en que no mirara en dirección a la Cruz del Sur y que ansiara con desesperación volver a encontrar a su amigo. 

La despertaron los disparos. Se lanzó de la cama y fue a revisar el cuarto de los chicos. Suspiró aliviada, ya que sus hijos dormían plácidamente. Sabía que su marido no estaba en la casa, pues todos los martes se reunía con los amigos en un bar del centro. Los golpes en la puerta la asustaron. Se quedó paralizada, sin saber cómo reaccionar. 
-¡Vero, soy Martín! 
La mujer pensó que estaba alucinando. Abrió la puerta con cuidado y ahí lo vio, tirado en la vereda en medio de un enorme charco de sangre. Entraron a la casa a los tropezones. Lo acomodó sobre el sillón y consiguió unos almohadones para sostenerle la cabeza. Con mano temblorosa intentó cubrir el agujero por donde manaba la sangre. Martín la miró a los ojos.
-Hola… 
Histérica, le devolvió la mirada y chilló descontrolada: 
-¡Martín! ¿Qué te hicieron? 
Él la seguía observando con atención.
-Voy a llamar al 911. 
Martín con la escasa fuerza que le quedaba, se aferró al brazo de Verónica. Estaba fuera de sí. No sabía que hacer. Él volvió a hablar. 
-Vero, hoy es 12 de Abril…Te pido un último favor. 
Un sollozo le estranguló la garganta. Verónica arrastró el cuerpo de Martín y con esfuerzo alcanzó a llegar al jardín. El espacio era pequeño. Se recostaron sobre le pasto. Ambos miraron hacia el cielo. Allí estaba La Crux brillando como de costumbre. 
-Por más que lo intenten, Alfa y Beta no la van a cazar. -murmuró la mujer entre lágrimas.
Martín no pudo contestarle. La sonrisa y las pupilas clavadas en el cielo.

Hola a todos! 
Este relato fue publicado por primera vez en la plataforma digital Liibook el 14 de Septiembre del 2009. Ese día era el cumpleaños de mi papá y lo escribí para él. Aún recuerdo su sonrisa y su emoción cuando se lo leí: no era para menos, por fin su hija se decidía a empezar a mostrar las historias que él sabía que escribía desde hacía tanto tiempo. 
Hoy hace 4 años que se fue. Voy a mirar al cielo. Seguramente está sonriendo.

Un abrazo para todos y gracias por acompañarme siempre.
Bee.-





30 comentarios:

  1. Es maravilloso, Bee. Seguro que tu padre sigue leyendo todos tus relatos, allí donde esté y hoy le habrás hecho muy feliz al recordar éste.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que está sonriendo. No es para menos. Precioso homenaje.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vi unas estrellas de más la otra noche...y ahora sé qué tal vez era por esa partida que pudiste escribir.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es un relato precioso. ¿Cómo no va a sonreír? Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Es una gran alegría tu regreso, Bee... y lo hiciste con un texto potente, cuajado de estrellas que titilan emocionadas con el recuerdo y el homenaje. Como los que te leemos.
    Un abrazo grande, linda.

    ResponderEliminar
  6. Estará sonriendo por muchas cosas. Un abrazo, Bee.

    ResponderEliminar
  7. mi querida amiga, el texto es maravilloso, y seguramente él sonríe orgulloso de su hija.
    Abrazos desde el alma.

    ResponderEliminar
  8. Muy duro y a la vez muy bello... Hermoso homenaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un fuerte abrazo, por el relato, por volver, y evidentemente por tan bella dedicatoria.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la construcción, el diálogo es apremiante, pero... perdón, no creo que lo que te pueda escribir sobre el relato supere el efecto emotivo. Hoy me quedo con eso.
    Un beso enorme, BeeBee, se te extraña.
    HD

    ResponderEliminar
  11. De seguro está muy orgulloso. Un relato magistral.

    un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, amigos queridos!!! No tengo forma de agradecer tanto cariño y fidelidad. De a poco, voy regresando. Ya los voy a ir a ver y a descubrir lo que están creando. Nada mejor que estar en contacto con sus historias para recargar la mente y el espíritu de buena energía. Los abrazo fuerte!!!!

    ResponderEliminar
  13. Biutiful Bee...Y no, no es un lagrimón, me entró una basurita en el ojo ché...Besazo!

    ResponderEliminar
  14. Su papá seguro que anda bien orgulloso de vos, esté donde esté, seguro que os observa y cuida. Qué bellas historias compartes con nosotros amiga, un abrazo desde el otro continente.

    ResponderEliminar
  15. Y como las estrellas predestinadas a brillar en su espacio... Las almas que firmaron algún día un velado pacto de sangre... Acaban encontrándose, incluso en extrañas circunstancias.Precioso as ever. Muaka Bee.

    ResponderEliminar
  16. El relato me ha encantado Bee y con el broche final lo has llevado al culmen de la emotividad. Seguro que estará orgulloso y feliz.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hermosísimo Bee, ya extrañaba leerte. Y me has emocionado, no dudo que el brillo de las estrellas te digan cuánto le ha gustado leerte de nuevo... Nada sucede en vano. Un beso muy fuerte, amiga.

    ResponderEliminar
  18. El insondable misterio de las estrellas... La Cruz del Sur era también la "nuestra" Ahora , en el otro hemisferio, no la puedo ver y la extraño.

    Un hermoso regalo tu texto. Milbesos

    ResponderEliminar
  19. Qué bonita historia Bee, me has emocionado, seguro que allí donde esté tu papá se sentirá muy orgulloso de ti.
    Es un gusto volverte a leer, ya te echaba en falta.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  20. Fantástico todo, Bee. El tema de la astronomía, que siempre nos fascina e intriga, la historia de ellos dos y esos saltos en el tiempo.
    Me ha encantado, seguro que a él también.
    Fuerte abrazo, linda.
    Sete.

    ResponderEliminar
  21. Bello obsequio para tu padre, Bee, te felicito.


    Te dejo un abrazo extrañoso.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué relato más dulce! Se me ha hecho un nudo en la garganta, porque yo tengo mucho tiempo sin ver a mi papá.

    Fuera de la emoción y el lirismo de tu cuento, que ya es bastante, admiro también la precisión de tus palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Muchísimas gracias a todos!!! Son absolutamente generosos y cada palabra es una caricia para mi corazón. Los abrazo y les dejo un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  24. que pasó
    es lo unico que quiero saber
    no entiendo los silencios cuando yo no hice nada

    ResponderEliminar
  25. Hoy y siempre felicidad para ti, Bee. Que sea la constante en tu vida!!!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡¿Dónde estás Bee?!!! ¡Volvéeeeeee!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  27. Y, no sé, se te echa de menos. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...