julio 14, 2013

CUENTAS PENDIENTES


El sentimiento era contradictorio. Los casilleros de la planilla estaban marcados con tachaduras rojas que señalaban dos situaciones concretas: casi había terminado de visitar los 14 departamentos del edificio de Laprida al 1600 y sin embargo no había logrado que al menos un vecino aceptara inscribirse en el Círculo de Lectores que él representaba. Después de haber recorrido cientos de metros, los músculos de las piernas estaban tan tensos que apenas podía caminar. David, cansado y abatido – trabajar a comisión era una actividad muy agobiante- se dirigió hacia el destino final de aquel aciago día. 
En el instante en que presionaba el timbre perteneciente al apartamento 14 B, una fuerte discusión se desataba detrás de la puerta. 
“¡No vuelvas a revisar mis cosas!” rugió una voz masculina. 
“¡Yo hago lo que quiero!” rebatió una mujer absolutamente desquiciada. 
La puerta se abrió de un tirón y como si el tiempo retrocediera en un enloquecido espiral de años, la figura de su ex novia, se materializó frente a sus incrédulos ojos. La mujer tampoco pudo abstraerse del impacto visual. Ambos quedaron con el gesto demudado. El escepticismo inicial se vio forzado a claudicar frente a la contundencia de la realidad.
-Marina… -balbuceó David sin despegar los labios. 
-¿David? -vaciló la dama azorada. 
Fue un momento de desconcierto quebrado por un gruñido procedente del interior del departamento: 
"¿Quién es a esta hora?"
Marina ni siquiera se molestó en responder. Sus pupilas estaban fijas en las de David y de allí no se movían. La inspección ocular fue breve pero intensa. Una furtiva recorrida les alcanzó para reconocerse y evaluar los daños que el paso del tiempo les había propinado. 
-¡Increíble! No pensaba volverte a ver. 
-Yo tampoco –admitió David y sonriendo agregó- La vida te da sorpresas. 
Marina esbozando una mueca de disgusto le espetó: 
-Nunca dejaste de recurrir a las frases trilladas ¿no? 
El hombre asimilando la burla intentó distender la situación. 
-Estás igual que antes. 
No dio resultado. 
-¿Es un cumplido o un reproche? –inquirió la mujer implacable. 
David no supo qué responder. 
-¿Te casaste? ¿Tuviste hijos? ¿Te recibiste de ingeniero? 
Mientras la saliva se acumulaba en la comisura de los labios las preguntas nacían a borbotones de la boca de Marina. David le enseñó la revista de promoción del Círculo de Lectores y no pudo evitar el sarcasmo. 
-No me recibí de ingeniero, Marina. Estoy vendiendo libros. 
Ella no acusó recibo.
-¿Por qué no me dijiste que ya no me querías? 
 -¿Qué estás diciendo? 
-Fuiste un cobarde. Y yo buscando una casa para irnos a vivir juntos… 
-¡Eso pasó hace más de 10 años! 
Ciega de ira continuó con su lista de reproches. David no acertaba a comprender tan descabellada escena. El vozarrón masculino resurgió desde las entrañas mismas del departamento. 
“¿Qué estás haciendo ahí afuera, Marina?” 
Ella giró sobre sus pies y después de mirar a David por última vez, sentenció: 
-Son todos iguales. 
El portazo le rozó la nariz. Dentro de la vivienda volvió a desatarse la interrumpida contienda. David apoyó la espalda contra la pared y exhaló un prologando suspiro. Se aflojó el nudo de la corbata, y antes de guardar la planilla dentro del maletín, trazó una concluyente cruz roja sobre el casillero correspondiente a la última dirección visitada.

31 comentarios:

  1. Que afortunada deshacencia tuvo tu protagonista librándose de Marina, siempre tan perra en sus exigencias.
    Él no es mala persona.
    A pesar del fracaso en sus aspiraciones profesionales demuestra ser un hombre de lucha al fallarle solamente una venta en todo el edificio.
    Las personas sómos algo más que el triunfo y el fracaso.
    A veces logramos hacer una diferencia en el universo aplicando buena voluntad a todo lo que hacemos.
    Desde la dimensión de ser una fracción dividida entre más de 7 mil millones de terrestres, cada quien se torna en un engranito que hace funcionar bien la máquina de la realidad, a pesar de que ésta está tan destartalada.
    Me llegó tu relato a tocar en capas emocionales sensibles.
    Tu poder de transmisión de ideas y conceptos se encuentra a un nivel privilegiado entre todos los que vivimos en necesidad de comunicarnos a través de lo escrito.
    Y además te queda bien ser bella.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, no había cambiado. Tal vez el tiempo hizo algo con su piel pero no obró trasformación alguna bajo su epidermis, al menos positiva. David se encontró aquel día con la oportunidad de confirmar que tomó una buena decisión hacía diez años, tal vez le surgiera alguna duda en su transcurso. Esa cruz o equis bien marcada lo certifica. No vendió ningún libro aquel día, pero cerró definitivamente uno que tal vez ojeara de cuando en cuando.
    Me ha gustado mucho la originalidad de tu relado de hoy Bee. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Un gran relato Bee. Es en el fracaso donde el ser humano aprendemos a ser personas, David ese día pudo valorar decisiones y tachar con gran firmeza su libertad, tuvo que vender libros para saber que frente a él existía el infierno. Genial, Bee, como siempre, es un verdadero placer leerte. Te felicito mi amiga querida.

    ResponderEliminar
  4. Me voy a hacer vendedor del Círculo ése. Tengo cuentas pendientes con varias exnovias. Se saldarán cuando compruebe que todas están convenientemente emparejadas con otros más imbéciles aún que yo. A poner cruces rojas...
    Salud-itos

    ResponderEliminar
  5. Me da un pudor de día domingo el hablar desde dentro de tu texto, analizando los personajes, como debería ser. Hablar del tipo que está en el interior del apartamento y que nunca mostró su rostro....de él hablaría, porque sé que nadie lo hará, él, el que grita y no se muestra, del que no das muchas luces pero que los dos sabemos que ama escuchar a Bowie, que goza comiendo cerezas en verano y que lucha por vencer su incipiente alcoholismo, él, el que trabaja 10 horas diarias para poder financiar ese viaje al extranjero que nunca podrá hacer.

    Besos Bee, de verdad.

    ResponderEliminar
  6. CARLOS:
    No sabes cuánto me alegran tus palabras, Carlitos.Comparto tu opinión. Cada uno es responsable de sus actos y nadie es mejor o peor. Uno toma decisiones y se hace cargo y no es menos importante por el trabajo que haya optado. Muchísimas gracias por tus generosas palabras! Sos un amigo entrañable! Un beso para tí!
    ZAVALA:
    Hola, amigo Zavala! Exactamente encontraste el punto de quiebre. Finalmente y si al protagonista le había quedado alguna duda, ese día acabó por borrarla. Muchas gracias por visitarme y leer!
    Otro beso para tí!
    JULIE:
    De eso se trata, querida Julie! Aprender. Y eso solamente se logra viviendo. Prueba y error, no? El placer es tenerte por aquí! Esta noche me pongo al día con tus poemas! Todo mi cariño, mujer linda!
    AMANDO:
    Jajaja!!! Me hiciste reir, Amando! A tachar y poner cruces entonces! Saludos desde la orilla d enfrente!
    SARCO:
    Hola, mi amigo! Que no te de pudor! El que te involucres en la historia es el mejor premio para mí. Me inspiraste muchas cosas hablando sobre ese hombre invisible que apareció solamente con su voz y que sin embargo marcó ciertas pautas.
    Te abrazo y el abrazo cruza la Cordillera y te alcanza! No lo dudes! :)

    ResponderEliminar
  7. Creo que David tomó la mejor decisión 10 años atrás. Como dicen por mi tierra, PERRO HUEVERO, AUNQUE LE QUEMEN LA BOCA...

    ES IMPRESIONANTE EL COMO TRASMITES LAS IDEAS. ME HICISTE VIVIR EL RELATO COMO SI YO FUERA DAVID Y FUERA A VISITAR A MI HIJO Y SU MADRE SALIERA CON ALGUNA JALADA JAJAJAJA

    UN ABRAZO
    CARLOS

    ResponderEliminar
  8. Y no consiguió ni venderle un libro... Ya es mala suerte. Jajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
  9. BeeBee:
    Sí, me surge la pregunta de por qué ha atravesado la misma idea nuestras mentes, ¿será que vibramos en la misma nota? Comoquiera que sea, me alegro de que así suceda.

    Sobre el relato, es magnífico, me encantó y espero que tengas más suerte que yo, a mí las damas me han comido el hígado, ya no tengo órgano para filtrar la sangre. Que una mujer hable de estos temas no solo muestra que estás un paso más allá de las Vulgaridades, sino que también podés transmitirlo de manera espectacular.

    No voy a extenderme, hoy no.
    A big kiss, my Dearest.
    HD

    ResponderEliminar
  10. La puerta fría tiene estas cosas... que en ocasiones es de todo menos eso, fría, llegando a ser incluso demasiado ardiente.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho como utilizaste el diálogo para mostrar a Marina y su amargura, sin entrar en mayores explicaciones.
    Además de amarga y resentida, hizo una mala elección: el tipo de adentro, que sólo lo pintaste a través de sus gritos. Y es suficiente para imaginarlo.
    Un gran relato que muestra las complejas emociones que que salen a la luz con las heridas que no cicatrizan.
    Un abrazote, Bee.

    ResponderEliminar
  12. INNOMBRABLE:
    Jajaja!!! Mucas gracias, Carlos! El mejor elogio que me puedes hacer es ese: hacerte sentir partícipe de la historia. Abrazo, mi amigo!
    MI ÁLTER EGO:
    Es verdad!!! Lo de David definitivamente es MALA SUERTE!
    Besos para tí!
    HUMBERTO:
    Viste, Negro? Cuando leí tu relato estaba corrigiendo este y me impresioné. Insisto sos mi kha ;-)
    Por ahora voy zafando del linchamiento, pero creo que es inevitable que muchos se identifiquen con situaciones cotidianas.
    Thanks a lot for your support! You really are a friend of mine! Hugs for you, milord!
    BORJA:
    Es verdad, Borja! A veces las cosas aparentemente "frias" esconden un trasfondo bien heavy.
    Abrazos para tí también!
    MIRELLA:
    Muchas gracias, Mirella! Para mí es un desafío utilizar diálogos en mis textos. Admiro a los escritores que logran esos diálogos estupendos con oraciones precisas y que pueden transmitir muchas cosas. Me inspiran los riesgos, de modo que seguiremos aprendiendo.
    Un abrazo para tí, amiga!

    ResponderEliminar
  13. Me encantó por la intensidad y encima me trajo algunos recuerdos, en la parte laboral, sin la parte de la "bitch on wheels".
    No se si es casualidad el nombre de la mujer, pero más que una "Marine" parece una reencarnación de Atila en un Día de Furia.La sacaste barata David, te salvó la Cruz Roja...Beso!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Bueno creo que esa última cruz terminó de liberarlo de una carga!!! Me dio "cositas" el nombre... (¿te imaginarás porqué?) La construcción es excelente e impecable como todas tus producciones y aún más, siempre superándote. Granabrazoparagrancreadora

    ResponderEliminar
  15. ATO:
    Jajaja!!! La "Marine" era una topadora!!! De la que zafó el pobre tipo.
    Beso enorme, Tiger!!!
    PEREGRINO:
    Jajaja! Nada que ver con mi amiga Marina, ok? ;-) Fue absolutamente fortuito. Muchas gracias, amigazo! Sos de fierro! Abrazo para la escudería!

    ResponderEliminar
  16. Es tan cierto
    Los malos recuerdos cuando han sido malos es imposible olvidarlos
    Quedan en la memoria del cerebro
    Un abrazo de lluvia
    desde Miami

    ResponderEliminar
  17. La expresión "son todos iguales" sonó contundente en el relato, se la usa tanto de manera frívola.
    Qué crueles podemos ser las personas cuando dejamos y dejamos cosas sin resolver.
    Le habrá dolido más lo del título universitario o los reproches con gusto a viejo?
    Me gustan tus historias.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. MUCHA:
    Hay sucesos que quedan marcados para siempre...
    Te mando rayos de sol desde la fría Buenos Aires!
    DANA:
    Bienvenida, Dana! Es verdad. Por esa razón utilicé esa "frase" A veces se dicen cosas con mucha liviandad. Clichés que a mi juicio no son reales.
    Me alegra que te gusten las historias. Ese es el mejor premio para mí.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  19. Hay destinos ajenos que nos espantan y que bien podrían haber sido los nuestros. Nuestra propia circunstancia... ¿provocará en otros parecido espanto?

    ResponderEliminar
  20. ¿Existe la pareja de uno? Yo creo que desgraciadamente sí, que hay muchas parejas de uno y este es un buen ejemplo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Y cuando acaecen esas anécdotas, cuando las vidas vuelven a cruzarse porque las cosas jamás se cerraron... Cuando el destino te obliga a digerir ese bocado atravesado en la boca del estómago desde mucho tiempo atrás, cuando la mirada a la que nos enfrentamos está dispuesta a vomitar sus reproches para cerrar también su herida... Cuando todo o algo de eso sucede, es mejor poner la cruz y seguir el camino, no sin recordar cada una de las razones que te llevaron a realizar tus actos. Somos acción y omisión. Un placer leerte siempre amiga. Me mueve cosas. Besos.

    ResponderEliminar
  22. ROB K:
    Creo que todos somos suceptibles a las circunstancias. El tema es la manera de afrontarlas.
    Saludos amigo Rob!
    NEL:
    Jajaja!!! Yo también lo creo. Muchas veces la otra persona ni siquiera se entera...
    Saludos y gracias por leer!
    MELVIN:
    Muchas gracias por tus palabras, Mel. Tengo la convicción que le bueno es aclarar las cosas a tiempo. Pero como sabes, esto tampoco es seguro. A veces no sólo depende del que habla sino también del que escucha.
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  23. Hace años, bastantes, me dediqué a vender seguros a puerta fría compatibilizando mis últimos años de universidad. Alguna historia tengo, las personas son (somos) de los más sorprendente.

    ResponderEliminar
  24. Nadie sabe que es lo que se oculta tras una puerta que se abre, para lo bueno y para lo malo.

    Saludos, Bee. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. jajajajaja
    suerte que la tuvo que aguantar unos momentos nomás, pobre es el que queda dentro del departamento!!!!

    EXCELENTE COMO SIEMPRE MI QUERIDA AMIGA

    ResponderEliminar
  26. SERGIO:
    Tremendo trabajo el de trabajar así! Hay que tener mucho coraje, la mayoría de la gente suele ser desagradable otras no tanto ;-)
    Abrazo, Sergio!
    JOSÉ LUIS:
    Así es, Jose! Para bien o para mal. Gracias por visitarme y muchas felicitaciones por la última aventura!!! Abrazote!
    ESCARCHA:
    Jajaja!!! Estaba como loca la chica!!! Ligaba cualquiera! Hasta el que se fue hace 10 años atrás!
    Besos embrujados, amigaza!

    ResponderEliminar
  27. Es Marina!!!

    Me gustaría decirle cuatro cosas que le tengo guardadas desde hace mucho tiempo!!!

    Jajajjaaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Jajaja!!! Desahogate, Xavi!!! Decile todo!!!
    Besos salvajes, Toro Loco!
    P/D: Feliz cumple, again! ;-)

    ResponderEliminar
  29. Hola, Bee. He leído tu comentario al relato de Humberto, Vulgaridades, y es cierto que tienen mucho en común. El eterno desencuentro que ella seguía perpetuando diez años después. Muy buen relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, MARTA!!! Y sí, la mujer no podía olvidar...
    Un beso para tí!!!

    ResponderEliminar
  31. Muy bueno Bee!
    Me gustò mucho. No sòlo lo disfruté por su intensidad y vértigo, sino que me quedé pensando en que si bien David debió soportar el momento del encuentro sorpresivo con Marina como si un camión de tierra le cayera encima, le valió para corroborar que aquella vez no se había equivocado con esa mujer.

    Admiro en vos la inagotable producción de escritos.

    Beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...