marzo 27, 2014

ÉRASE UN HOMBRE A UN BIGOTE PEGADO


Salvador no estaba muy seguro, pero no podía recordar si se enamoró primero de Clarita o del bigote del padre de Clarita, pues ella estaba tan fascinada con esa prolija hilera de pelos que él no tuvo otra opción que amarlo también. 
Y así fue como su deseo por exhibir aquel vello –extendiéndose viril en el labio superior- se convirtió en una obsesión imposible de controlar. Grandes y poblados, relativamente delgados, con puntas hacia arriba, rectos o curvos; el arte de diseñar el bigote monopolizó muchas horas en la vida del muchacho. Para colmo la genética no lo ayudaba. De piel blanca, la pelusilla dorada no terminaba de germinar. Mientras los amigos lucían una sombra cada día más oscura, él luchaba por destacar esa pelusa etérea casi imperceptible. 
El caso se resolvió al cumplir la mayoría de edad. Salvador estaba exultante, por fin el organismo respondía a tantas súplicas: un bigote fino, con reminiscencias anglosajonas, destacaba por primera vez en su rostro. Sin embargo los momentos de felicidad suelen sobrellevar su contrapartida: una noche la familia de Clarita se fue del barrio, despojando al sufrido mozo de presumir de su reciente estreno.
Los años transcurrieron aprisa, casi atropellados. No obstante, el paso del tiempo no logró desterrar su consecuente porfía. 
La mañana era lluviosa, soporífera, aguijoneaba la nostalgia.
“Pase el que sigue”, solicitó una voz femenina. 
Salvador abrió la puerta de la agencia municipal sin pensar en nada, por esa razón el encuentro fue asombroso. Detrás del mostrador, la mujer rubia lo observaba con mirada perpleja. Idéntica confusión experimentaba el atribulado Salvador. Ahí estaba Clarita, más vieja, distinta, pero ejerciendo su antiguo embrujo. Se estrecharon las manos, un gesto poco más afectuoso que el de dos desconocidos. En un tris le resolvió el trámite. Luego lo miró fijo. Entonces frunció el ceño y sin poder ocultar su irritación o tal vez pretendiendo hacerla evidente, sentenció: 
“Nunca imaginé que usarías bigote. Es tan, tan, tan…” 
Salvador forzó un asomo de compostura. Fue inútil. Mientras pegaba la retirada resonaba en su mente el redoblar de aquellas implacables campanadas.

77 comentarios:

  1. Pruebo otra vez porque no se editó el comentario anterior, no se si es porque le pusiste moderación. Te decía que uno se pasa la adolescencia añorando la aparición de la barba y luego la odia el resto de su vida, por lo menos es mi caso. Bueh, por lo menos la situación de este pobre hombre está al alcance de sus manos... ¡Feliz regreso! Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este Blogger es todo un tema. Fui a revisar la configuración de comments y no figuraba la moderación de los mismos... Gracias por estar siempre. Abrazo, mi amigo.

      Eliminar
  2. Estas cosas me gustan, BeeBee, todo es materia literaria, hay que encontrarle la vuelta, pero se puede decir todo, incluso hacer sonar un tan tan en la cabeza de los lectores con total libertad.
    No importan los tiempos, importa el resultado.
    Parabéns, minha querida.
    Vamos lá, vamos em frente!
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supieras cómo llegó la historia! Todo es materia de "cuento" ;-) Ya revisé los tiempos, creo que ya está en orden.
      Thanks a lot, my dear! xxx

      Eliminar
  3. Tal vez por ser portador de un cepillo canoso, un tanto anicotinado y desprolijo, puedo empatizar con Salvador, pero hasta ahí nomás. Yo me lo dejo porque soy jetón, no tan, pero tan Kniche! Andá Salvador, hacete una tirada de cola ya que estás! Abrazo y felicitaciones por la performance de los fortineros. Nosotros ni siquiera podemos ganarle a Quilmes de local. Beso grande...Upa, ¿y ese puntito rojo en tu frente?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!!! Jetón y Matador!!! Segimos con el puntito rojo??? No seas rencoroso, Pepe! Mirá que te taladro la oreja otra vez, eh!
      Beso grande y gracias por el apoyo al Fortín!

      Eliminar
  4. Perfecta descripción de lo que ocurre a un aferrado a proyectarse en un ideal que no le queda.
    Está como el chiste del que para impresionar a la mesera dejaba casualmente las llaves que tenían el escudo del Ferrari, y llegada la compasión le dicen: Mira, si quieres vacilar con las llaves del Ferrari, primero quítate los pasadores de la bicicleta que traes en el pantalón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído un par de veces, me ha gustado especialmente.
      No fallas ni por los pelos, te felicito again my sis.

      Eliminar
    2. Jajaja!!! Me encantó el chiste!!! Un abrazo, Carlitos!

      Eliminar
    3. SERGIO: Muchas gracias, bro!!! Es tierno y no maté a nadie, has visto? Muchas gracias, my dear!

      Eliminar
  5. Los bigotes dan para muhco, ahí lo dejo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Es verdad, Jordim! Un saludo cordial!

      Eliminar
  6. Gran relato Bee!!!!!!!!!!!!!!!!!
    abrazos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana querida!!! Abrazo embrujado!

      Eliminar
  7. No sé si gracias a esos pelos se salvó Salvador de una irritable y sentenciosa Clara, o si fue Clara quien al verlo tuvo en claro que Salvador era insalvablemente un bobo. En cualquier caso, ¡me encantó el cuento!

    Salut, Borjas Bee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! En cualquier caso, me encanta que le guste el cuento, estimado Rob. Es un placer tenerlo por acá. A su salud!

      Eliminar
  8. Muy divertido, Bee! Me gustó todo, pero el primer párrafo es buenísimo!!
    jaja, pobre Salvador...

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Betina! Confieso que el primer párrafo era determinante para marcar la historia. Había que esforzarse y sacarlo lo mejor posible. Un beso enorme.

      Eliminar
  9. Sí, la primera frase es definitiva (se enamoro de Clarita, del bigote de su viejo y de él mismo). Luego el tiempo nos cambia, como las modas. Pobre Salvador, sin criterio propio, ¡qué desolación!

    Abrazos Bee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la clave, Antonio: sin criterio propio. Abrazo fuerte!

      Eliminar
  10. Qué lástima cuando estamos obsesionados con conseguir algo y después el resultado no es el que esperábamos... Pobre Salvador. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flaca! Cuánta razón tienes! Los resultados negativos suelen ser decepcionantes. Besos, guapa!

      Eliminar
  11. Siempre anhelamos lo que otros tienen y cuando al fin lo consigues alguien llega a través del tiempo para decirte que tanto esfuerzo y ansia no ha servido para nada.
    Porque ese tan,tan... es para dejarte sin pelos en el bigote jajjaj!
    como siempre un placer disfrutar de tus relatos.
    besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Me gustó mucho el comment, Gloria! Muchas gracias y besos porteños para tí!

      Eliminar
  12. Lo peor de este asunto es que cuando uno decide que se va a afeitar el bigote después de mucho tiempo de usarlo, percibe que tiene cara de estúpido. Eso no tiene remedio, y la sensación dura varios meses.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Yoni! No crea! Muchos se esconden tras el bigote y resulta que cuando se lo sacan tienen un rostro muy agradable. ;-)
      Saludos cordiales, mi amigo.

      Eliminar
  13. Pobre tipo que se dejó avasallar por un bigote. Me has hecho recordar aquellos tiempos que todavia era un chavito. Añoraba tener barba y bigote y me rasuraba todos los días. Cuando me salió no fienes una idea de lo que me jode el tener que afeitarme todos los días.
    El relato es muy bueno Bee.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Suele suceder , Carlitos! No hay hombre que no me diga lo pesado que resulta rasurarse todos los días!
      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  14. Un relato con humor, me gustó la historia, los bigotes como los anteojos de sol siempre ocultan algo tan..tan...
    Saludos, BEE!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, maestro! Es verdad, creo que son máscaras para protegerse, Y bueh, cada uno hace lo que puede! Abrazo, Edu.

      Eliminar
  15. ¡Muy bueno, Bee! No se puede conformar a todos, esa es la conclusión. Y si uno está contento con lo que le ha dado la madre natura o con lo que se procuró por sí mismo -cultivando los bigotes como a plantitas, en el caso de Salvador-, no debería tener ninguna importancia que una Clarita lo encuentre tan, tan tan...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese tan, tan, tan creo que todos lo hemos recibido en algún momento de nuestra vida. Lo importante -como bien decís- es saber quien es uno sin importar lo que digan los demás. Besos miles.

      Eliminar
  16. uno es a veces como su amada le reclama, a mi me pidieron barba y es lo que ahora visto, Aunque visto lo visto, estoy temblando ante el repique de campanas...sorprendes siempre por tu ingenio y tu capacidad para llevarnos de la mano por tus aventuras y desventuras memoriosas en cualquier caso,,,como mi amigo Funes, Yn beso Bee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Jose, con conocimiento de causa lo digo: tu chica nunca va a arrepentirse de ese pedido ;-)
      Besos porteños, guapo!

      Eliminar
  17. Me parece un cuento, para no variar, magnífico, tanto el principio como el final, de lujo Bee. Es un verdadero placer leerte siempre. Te mando un abrazo y te deseo feliz fin de semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amiga querida! Viniendo de tí, este comment es una alegría infinita. Mi cariño siempre y feliz semana!

      Eliminar
  18. Nada que ver el respetable bigote paterno con el de un admirador. Se le estuvo bien a Sebastian.
    Magnífico relato. Bien elaborado y genialmente culminado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chema! Es un gusto recibirte por aquí. Un abrazo!

      Eliminar
  19. Está claro que la creatividad y el ingenio está hasta en el bigote. Eres una excelente narradora, enhorabuena.

    Un abrazo con sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus generosas palabras, Socorro. La idea es escribir y disfrutar del momento.
      Abrazo también con sol!

      Eliminar
  20. Muy grande el final, eres una artista de las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jon! Eres muy amable. Ojalá pueda entretenerlos siempre con mis historias.
      Abrazo para tí, amigo!

      Eliminar
  21. ''tan, tan, tan''...jajaja, lo bueno es que ya no lo hacía por ella sino por gusto propio, es lo que tiene cumplir años, seguro que la decepción fue pasajera esta vez.
    Gracias, Bee.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Espero lo mismo, Sete! Otro beso para tí, amiga!

      Eliminar
  22. Nada hay que se pueda hacer contra algunos destinos... Y por otra parte ¿qué hay mejor que cerrar los procesos que quedaron abiertos? Pienso que retratas con maestría eso que en los humanos resulta carambolesco, causal o casual... La vida es un compendio de todo ello y el bigotes sólo tenía que pasar una página, para reafirmarse...ya sin influencias externas. Genial as ever...muakas.wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mel! Me gusta narrar las historias desde costados impensados. Forma parte de la diversión que me provoca escribir. Otro beso para tí, guapo!

      Eliminar
  23. Los atributos del poder son nuestras debilidades. ¿Hace falta un bastón presidencial? A poco que lo pienses, qué pavada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando: tus reflexiones son para ponerlas en un cuadro. Saludos cordiales, mi amigo.

      Eliminar
  24. Yo venía a comentar el anterior ... este es tan, tan ...

    Y ya sabes, imposible no imaginar a un Dalí jovencito y obsesionado, coqueto equilibrista en un andamio de bigotes imposibles.

    un abrazo Bee :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, Ishtar! Oh, Salvador! Un equilibrista del Arte. Otro abrazo, guapa!

      Eliminar
  25. Llamándose Salvador y hablando de bigotes el genial Dalí no tenía parangón.

    Un saludo, Bee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Jose! Tremendo artista! Abrazo fuerte!

      Eliminar
  26. A la larga, todos y todas lucen espléndidos bigotes.
    Es cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo espléndidas que quedamos las féminas!!! Beso grande, Xavi!

      Eliminar
  27. !!!Hay BB que hermoso escrito!!!!!
    facil de leer...
    ameno ....
    Y lo disfruto
    mientras como yogurt con granola y miel
    Mil besos escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mireya! Es un placer cuando lo que una escribe es recibido con gusto. Y ahora me dio hambre. Voy por un chocolate!
      Besos porteños, guapa!

      Eliminar
  28. Buenísimo, no te hubiera pensado navegando por los lares de la comedia y el romance, y aún así, aquí estás, impecable!. El relato me hace recordar mucho al antónimo de una frase que digo siempre: "Soy así, tómame o déjame", el cambiar por o para otro no tiene sentido, tarde o temprano los gustos cambian o uno se cansa de hacer lo que no le place. Te adoro, bella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi reina! Estoy con el objetivo de bucear en sitios que me resulten un desafío y si sale bien... Mejor!!! ;-) Estoy de acuerdo absolutamente con lo que decís: Uno es lo que es, y al que no le guste, pues a llorar a la iglesia! Jajaja! Yo también te quiero, mujer linda!

      Eliminar
  29. Muy bueno.. sobretodo el final. Me gusta como escribis!
    Te dejo un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karu! Un gusto conocerte. Otro beso para vos.

      Eliminar
  30. Me hiciste reír mucho. Ah! Clarita, tan... tan, y el otro que le hizo caso.
    Un beso, Bee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! El otro es un mentecato, Sara! Caramba! Un poco de personalidad! ;-)
      Beso, guapa!

      Eliminar
  31. Descubro tu blog a través del de Mucha, y me gusta, me quedo por aquí leyéndote.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Un placer conocerte, María. Bienvenida! Otro saludo para tí.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Susana:

    Vengo de la Bitácora de Macondo a conocerte y posiblemente a quedarme un rato, por suerte uso bigote.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido y espero que te sientas cómodo, Rafael! Y estupendo como luce tu bigote!
      Abrazo!

      Eliminar
  34. Hablando con claridad, no me aclaro. Claramente, no queda claro que Clarita tenga también bigote. ¿Me lo aclaras?
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No aclares porque oscurece", decía mi abuelita... Jajaja!!!
      Abrazo fuerte, amigo!

      Eliminar
  35. Los bigotes como fuente de embrujo. No puedo afirmar que Clarita tenga bigote, pero en la oficina municipal sostienen que su lucha por controlar los pelillos del labio no cesó hasta que en la ciudad se instaló un centro de depilación por lásser. Pero igual son habladurías. :-). Con tu permiso, me quedo por estos lares.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Me he matado de risa, Alba! Centro de depilación láser! Genial! Un placer que te quedes por aquí. Beso porteño!

      Eliminar
  36. Pobre, tanto trabajo le costó que jamás pensó en la otra persona, en su opinión... Así somos los seres humanos, cabezotas y despreocupados de los demás.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, Nel. Cabezotas! Un beso para tí!

      Eliminar
  37. Bee, he leído algunos de los textos que tienes y la verdad es que me resulta muy atractiva tu manera de escribir. Muy bueno este del bigote, que injusta es la vida, después de que Salvador pasa tantas penurias por conseguir un buen bigote, Clarita ni lo aprecia. Que conste que entiendo a clarita, no me gustan los bigotes.

    Ayer leí un texto que me gusto mucho, hablaba de un colegio de monjas y ahora no puedo encontrarlo ¿me podrías decir cómo puedo llegar a él?

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Rosa. Eres muy amable! A mí tampoco me gustan mucho los bigotes! Los caballeros bien rasurados, si!!!
      Te paso el link del relato del colegio de monjas:
      http://beeborjas.blogspot.com.ar/2011/01/castidad-prueba-de-balas.html
      Copia el link en Google y llegas directo a él.
      Besos para tí, guapa!

      Eliminar
    2. María Rosa: Muchas gracias por tus palabras en la bitácora de Macondo. Cuando puedas vuelve, pues te he dejado allí un comentario para tí. Abrazo enorme!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...